Después de hacer una exitosa cirugía para extirpar la vesícula, el miércoles (11), Anderson Silva fue dado de alta del hospital y fue puesto en libertad para continuar su recuperación en casa en Río de Janeiro.

El ex campeón de UFC abandonó el hospital Samaritano en la mañana del viernes sin hablar con la prensa. Según el sitio web del canal de "Combate", "La araña" salió del hospital por una salida alternativa hacia el estacionamiento y continuó sin comentar oficialmente sobre su problema de salud.


Ahora, Anderson continuará su recuperación en casa y si todo sale como se espera, volverá a los entrenamientos en un período de entre cuatro y seis semanas.
 
Top