En estos últimos meses del 2015, la WWE ha registrado una baja importante en sus espectadores durante sus eventos televisivos como lo son Raw y SmackDown, en donde inclusive se llegó a registrar la baja histórica más importante de la historia de la empresa, con lo que deja visto la gravedad del asunto que afronta la WWE.



Los motivos son muchos, algunos de los fanáticos simplemente se aburrieron de las historias repetitivas de la empresa y de cómo los resultados son tan predecibles, otros prefirieron cambiar de deporte hacia el gran crecimiento que está teniendo las MMA, otros dejaron de ver sus eventos porque cada semana es lo mismo.


Pero según los especialistas esta baja de audiencia es debido a la falta de creatividad de los escritores y a la forma de llevar las cosas dentro de la empresa, como lo es el caso de Roman Reigns, quien a pesar de no ser querido, su destino es ser la cara de la WWE, algo que a muchos no les agrada para nada.
 
Top